Están llegando cientos de niños inmigrantes. Así es como dos mujeres los están preparando para la escuela.

A woman with brown hair and a red dress laughs with four children of different ages while standing on grass in front of trees in a park.
Melissa Faccini Deming, en el centro, es maestra de las Escuelas Públicas de Chicago y trabaja voluntariamente con niños refugiados recién llegados en la estación de policía del precinto 22. Cuando el clima lo permite, ella mueve la clase al Edna White Community Garden, mostrado arriba. (Crystal Paul for Chalkbeat)

Read in English

Sentada en el piso de una estación de policía del South Side, y leyéndoles el libro Brown Bear, Brown Bear, What Do You See?” de Eric Carle a dos niños refugiados venezolanos, la maestra de Chicago Melissa Faccini Deming tuvo una idea.

Miró a las dos niñas de 5 y 7 años, y empezó a cantar las letras de una canción colombiana. “Sol solecito, caliéntame un poquito” cantó Deming. 

Las niñas comenzaron inmediatamente a cantar con ella y con su mamá María, y luego un coro de los demás inmigrantes llenó el vestíbulo de la estación de policía del precinto 22, ubicada en la comunidad de Morgan Park. Chalkbeat no mencionará sus nombres para proteger la privacidad durante el proceso de solicitud de asilo. 

Fue un momento breve de alegría y familiaridad para este grupo de personas refugiadas y en busca de asilo, en su mayoría venezolanas, que están alojándose temporalmente en estaciones de policía hasta que la ciudad encuentre viviendas más permanentes.

Desde el pasado agosto, a Chicago han llegado más de 10,000 refugiados y personas en busca de asilo y aproximadamente la mitad están todavía en refugios temporales, estaciones de policía y centros de descanso. 

Cuando Deming, maestra de primaria en las Escuelas Públicas de Chicago, se enteró de que había refugiados en su comunidad, sintió que tenía que acercarse y ofrecerles algo especial: familiaridad. Para que se sintieran como en casa, ella les llevó arepas. 

Fue entonces que Deming se dio cuenta de que tenía algo más que ofrecer. En su próxima visita trajo libros para leerles a los niños. A ellos les encantó. Esto la inspiró, y junto con varios maestros locales, empezaron a darles clases regulares a los niños en el jardín comunitario que está en frente de la estación de policía. 

Con los más pequeños, Deming bailó, cantó y leyó libros, y la maestra jubilada Laura Amaro les dio lecciones en español a los más grandes en una mesa de picnic. 

Amaro dijo que su esperanza es que ellos puedan sentir algo de normalidad y que esto les ayude a prepararse para asistir a escuelas nuevas en el otoño. 

El gobernador de Texas Greg Abbott ha estado enviando autobuses de inmigrantes regularmente a Chicago, y los funcionarios locales no saben cuántos de ellos serán niños de edad escolar ni cuántos se van a inscribir en las escuelas públicas de Chicago en el otoño. 

Muchos de estos niños han estado fuera de la escuela por meses, han pasado por experiencias traumáticas, no dominan el idioma inglés, y viven en condiciones inestables y con pocos recursos. 

Tanto ellos como las comunidades que los recibirán y sus maestros tendrán que enfrentar todo eso cuando comience el año escolar. 

Sin embargo, voluntarios y maestros como Deming y Amaro están dedicando tiempo personal este verano para ayudarlos a que se sientan bienvenidos.

Aunque las escuelas y la ciudad tienen algunos sistemas para apoyar a los estudiantes que aprenderán inglés, los educadores que trabajan con refugiados señalan que tanto los estudiantes como los maestros necesitarán apoyo especializado. 

Laura Amaro, maestra jubilada de las Escuelas Públicas de Chicago, contestó al llamado para preparar a los niños que están en la estación de policía del precinto 22 para la escuela en el otoño. “Antes de que te des cuenta, ya va a ser septiembre”, dijo Amaro. “Quiero que estén listos”. (Crystal Paul for Chalkbeat)

El trauma de los refugiados es ‘sumamente específico’

María y sus dos hijas enfrentaron un viaje aterrador y peligroso desde su hogar en Caracas, Venezuela hasta Chicago. Cruzaron siete países a pie, nos contó ella, pidieron comida en la calla y vieron gente ahogarse en lodo en los bosques. Ella vio a una mujer morir con su bebé en brazos. 

“Vi cosas horribles en ese bosque”, dijo María. “Es algo que no le desearía ni a mi peor enemigo”. 

Los maestros bilingües de Chicago Sol Camano y Josh Lerner han visto cómo los traumas por estos tipos de experiencias se manifiestan en diferentes maneras en los estudiantes.

Por ejemplo, una estudiante de Camano que había sido separada de su mamá por tres años tenía dificultad con las transiciones durante el día de clases. Uno de los estudiantes de Lerner batallaba para formar relaciones con sus compañeros y maestros.

“Estos niños están viniendo de muchos traumas, y lo académico no puede ser la prioridad”, dijo Camano. “Lo primordial debe ser cómo podemos ayudarlos a superar este trauma… asegurar que haya terapistas y maestros bilingües con los niños antes de pensar en las puntuaciones de matemáticas, lectura y escritura”. 

En una declaración, un portavoz dijo que el distrito escolar ha invertido más de $30 millones en recursos de salud mental y en aprendizaje social y emocional, y que el último año escolar aumentó la cantidad de trabajadores sociales y consejeros en las escuelas.

De todos modos, Camano buscó su propia capacitación y también se informó sobre la educación que toma en cuenta los traumas para ayudar mejor a sus estudiantes.

“Creo que es bien importante que haya más capacitación para los maestros o más información sobre cómo ayudar a los estudiantes que han pasado por tantos eventos traumáticos. Y los traumas de estos niños son bien específicos”, dijo.

Ella misma solamente hablaba español cuando empezó la escuela en 2000. Sus papás llegaron a EE.UU. de Argentina. 

“Recuerdo estar sentada mientras los otros niños jugaban y se comunicaban con los maestros”, dijo Camano. “Yo solamente podía decir ‘yes,’ ‘no,’ ‘please’ y ‘thank you.’” 

Dos décadas después, es maestra bilingüe de PreKinder en la escuela Dr. Jorge Prieto Math and Science Academy de la comunidad Belmont Cragin, donde educa a niños hispanohablantes de toda Latinoamérica.

En su salón de clases, Camano le da prioridad a hacer que sus estudiantes se sientan bienvenidos ayudándoles a mantener sus idiomas maternos y también incluyendo en sus lecciones libros, comida, decoraciones y música de sus culturas.

“De niña me hubiese gustado ir a la escuela y que la gente me hablara en mi idioma, me invitara y me diera la bienvenida, y poder hablar con los demás estudiantes”, dijo Camano. “En realidad no lo tuve, y por eso hago el mayor esfuerzo posible para que mis estudiantes lo tengan”.

Durante su lección sobre vestimenta, los estudiantes de PreKinder de Sol Camano practicaron cómo clasificar los artículos y crearon una gráfica visual con fotos de sus propios zapatos. Uno de los estudiantes puso sus zapatos en la categoría de “calzado para caminar” y otro puso los suyos en una categoría llamada “calzado para correr”. (Courtesy of Sol Camano)

Al menos una década de investigaciones demuestra que los estudiantes que están aprendiendo inglés tienen mejor desempeño cuando su idioma natal se usa en el salón de clases.  

Para los estudiantes de inglés que también son refugiados, “es mucho más que un idioma”, dijo Camano. 

Todo es cuestión de confianza, según Jeanine Ntihirageza, profesora de Enseñanza de Inglés a Personas que Hablan Otros Idiomas en la Northeastern Illinois University. 

“Uno puede hacer que [aprender] sea interesante, uno puede hacer que sea divertido, pero si a fondo no se sienten seguros, no van a poder aprender”, dijo Ntihirageza, que también es directora fundadora del Genocide and Human Rights Research in Africa and the Diaspora Center. “Una vez que los niños se sienten a salvo, entonces el mundo se abre… y esto incluye estabilidad.” 

No siempre es fácil lograr estabilidad y seguridad. 

Varias semanas antes del comienzo de las clases, a la estación de policía de Morgan Park llegó un autobús sin avisar para llevarse a los niños y sus familias a refugios ubicados en diferentes áreas de la ciudad. Una niña lloró mientras subía al autobús y se despedía de Deming.  

Dos semanas más tarde llegaron más refugiados a la estación, pero solo había una niña de 4 años. Deming ajustó sus clases en el jardín para darles lecciones de inglés al nuevo grupo de adultos. 

“Hasta ahora ha sido un proyecto bien fluido, lo que ha sido bueno porque la situación como tal también es sumamente fluida”, nos dijo ella. 

Los maestros ofrecen más que un idioma

En el caso de los grupos que llegaron recientemente, los retos de educación comienzan mucho antes de entrar al salón de clases.

Las leyes federales les dan a los refugiados y otros niños que están teniendo inestabilidad de vivienda el derecho a inscribirse inmediatamente en las escuelas públicas aunque no tengan sus expedientes educativos. El Distrito de Escuelas Públicas de Chicago ofrece transporte, suministros escolares, y asistencia alimentaria. 

No obstante, la desinformación, la falta de conexión fiable a internet y la falta de estabilidad pueden impedir que los niños se inscriban.

Josh Lerner les imparte una lección de matemáticas a un grupo de estudiantes de Kinder como parte del programa bilingüe en la escuela primaria Peirce. (Courtesy of Josh Lerner)

Deming dice que ha hablado con familias que pensaban que no eran elegibles para inscribirse y otras que creían que la única escuela disponible estaba a dos horas de distancia.

Cuando María fue referida en junio a una escuela para inscribir a sus hijas, ella dijo que era demasiado lejos. y cuando una de las niñas se enfermó, dejó el proceso. Ahora está esperando el mes de agosto con gusto. 

Según una declaración del distrito, los funcionarios tienen planes de compartir más tarde este verano información adicional sobre cómo acomodar más estudiantes de inglés. 

La administración del alcalde Brandon Johnson le dijo al periódico Chicago Sun-Times que quizás abran un centro de inscripción para personas recién llegadas en la Roberto Clemente Community Academy High School y potencialmente en otros lugares antes de que las clases comiencen el 21 de agosto. 

Muchas de las personas que han llegado recientemente y se unirán a CPS van a calificar para recibir educación bilingüe. Aunque el distrito reportó que tiene 2,255 maestros bilingües, la tasa de vacantes de maestros bilingües es de un 2.5% , dijo un portavoz del distrito.

El pasado otoño “no había suficiente personal bilingüe certificado, especialmente en los grados de escuela intermedia”, dijo Lerner, que es maestros de inglés en la escuela primaria Peirce Elementary en Edgewater. Él es maestro del programa de inglés y colabora con la administración y otros maestros para optimizar la educación de estudiantes de inglés en Peirce.

El contrato con la unión de maestros recientemente aumentó la cantidad de esas posiciones y agregó incentivos para quienes tenga certificación bilingüe.

Lerner piensa que el distrito debe eliminar las barreras para el trabajo voluntario en la escuela (por ejemplo, no usar un formulario largo en línea, no pedir huellas dactilares y no usar información difícil de acceder) para que los padres que son refugiados o que hablan otros idiomas ayuden en los salones de clase, proporcionen ayuda bilingüe y fortalezcan los lazos entre el hogar y la escuela. 

“Yo mismo he visto madres que, cuando les enseño el formulario en línea, cambian de parecer y dicen que no”, nos contó. 

“Mi esperanza que [mis hijas] crezcan bien y no se frustren”, dijo María. “Lo más importante es que se sientan bien y que quieran ir a sus clases. De ahí en adelante, solo espero que todo les vaya bien”. 

Deming llama por teléfono para hablar con María y sus hijas, y ocasionalmente las visita o las invita a su hogar. Ella espera que esto les ayude a sentirse bienvenidas en Chicago y en las escuelas. De todos modos, se preocupa.

“¿Cuánta gente entenderá quiénes son y de dónde vienen?” dijo Deming, que se está capacitando para ser maestra líder con el Departamento de Aprendizaje Personalizado de CPS a fin de proporcionarles a sus estudiantes una educación más personalizada que se enfoque en sus intereses y fortalezas. “Mientras más podamos ayudarles a sentir que lo que más nos interesa es entender quiénes son, más conexiones podremos establecer”. 

Crystal Paul es reportera independiente y cubre temas de comunidad, arte, raza y cultura. Para comunicarte con Crystal, escríbele a crystal.l.paul@gmail.com o @cplhouse.

The Latest

The parent leaders were involved in high-profile controversies surrounding transgender students and the Israel-Hamas war.

A spokesperson for Team Roc, the philanthropic arm of Jay-Z’s Roc Nation orgnaization, says their public education campaign about a pending school voucher bill does not constitute lobbying. The state’s definition of lobbying may suggest otherwise.

Los estudiantes que califican para obtener comidas escolares subsidiadas, un indicador de pobreza, también tienen mayor probabilidad de asistir a escuelas con menos estudiantes inscritos.

We asked the 20 candidates for Memphis school board to tell us about their approach to the district’s strategic and facilities plans, plus ways they’d direct improvements for academic outcomes and remove barriers to learning. Here’s what they said.

From Indy’s west side to the east, here’s how to find the free meals closest to you. Meals are also available to students across the state this summer.

“We recognize coming to college is an investment,” said Wayne State University President Kimberly Andrews Espy of efforts to help students afford college.