A medida que entra en vigor la regla de refugio de Chicago para familias migrantes, aquí hay tres derechos de los estudiantes que deben conocer

A room with blue walls and a checkered floor with students dancing who are blurred by the motion.
Los estudiantes reaccionan mientras juegan en la escuela primaria Brighton Park el jueves 20 de julio del 2023 en Chicago, Illinois. (Christian K. Lee for Chalkbeat)

Esta historia fue traducida por Claudia Hernández de la Revista Borderless. Suscríbase al boletín de Borderless aquí.

Los educadores y defensores de Chicago están preocupados por cómo el nuevo límite de 60 días del alcalde Brandon Johnson de las estadías en refugios para familias migrantes afectará la asistencia y la estabilidad de los estudiantes migrantes.

La nueva regla llega en un momento en que la ciudad ha tenido problemas para albergar a los migrantes. Más de 22,000 personas han llegado desde la frontera sur desde agosto del 2022, muchas de ellas huyendo de la agitación económica y política en los países de Centroamérica y Sudamérica. Los funcionarios de la ciudad y el estado han prometido aumentar los esfuerzos para ayudar a las familias a reasentarse y encontrar una vivienda más permanente, un compromiso que se da justo cuando un programa de asistencia para el alquiler operado por el estado ya no se aplicará a los inmigrantes recién llegados que ingresan a los refugios, Block Club Chicago informó.

Unas 50 familias ya han recibido los avisos, y otras 3,000 los recibirán el 4 de diciembre.

Los defensores dijeron que perder el refugio podría significar más ausencias entre los estudiantes migrantes que no tienen hogar, formalmente conocidos como estudiantes que viven en situaciones de vivienda temporal. Esa designación incluye a los niños en refugios, que viven con otra familia o que viven en un lugar público. A partir del 31 de octubre, las tasas de asistencia promedio este año escolar para los estudiantes sin hogar son 5 puntos porcentuales más bajas que sus compañeros con vivienda permanente, según datos de las Escuelas Públicas de Chicago compartidos con la Coalición de Chicago para las Personas sin Hogar.

La estabilidad escolar está relacionada con el éxito académico. Un estudio del 2015 que examinó a estudiantes de la ciudad de Nueva York encontró que los niños que se cambiaron de escuela tenían más probabilidades de ausentarse crónicamente o perder al menos el 10% de sus días escolares. Los estudiantes crónicamente ausentes que también se encontraban sin hogar tenían tres veces más probabilidades de repetir el mismo grado que los estudiantes sin hogar que faltaron menos de cinco días a la escuela, encontró el informe.

“Estamos hablando de niños que han estado aquí durante dos meses, que han entrado en una rutina, tal vez han hecho algunos amigos, tienen una sensación de control finalmente, donde pueden obtener dos comidas calientes al día, estamos hablando de enviar a esas familias de regreso al lugar de su llegada en autobús”, dijo Gabriel Páez, un maestro bilingüe en el West Side, sobre la nueva regla del alcalde.

Sesenta días es un “tiempo muy corto” para encontrar vivienda, especialmente para los recién llegados con barreras lingüísticas que están lidiando con casos de asilo o que aún no han sido autorizados a trabajar, dijo Patricia Nix-Hodes, directora del Proyecto de Ley de la Coalición de Chicago para las Personas sin Hogar.

Si las familias no tienen una vivienda permanente en puerta, pueden regresar a la “zona de aterrizaje”, el área del centro de la ciudad donde la mayoría de los autobuses dejan por primera vez a los recién llegados, y pueden solicitar una nueva ubicación en un refugio. Las familias pueden permanecer en su refugio bajo “circunstancias atenuantes”, como un problema médico, si hay frío extremo o si han obtenido un contrato de arrendamiento con una fecha de mudanza que comienza más tarde de cuando deben abandonar el refugio, dijo la oficina del alcalde.

Un portavoz del alcalde declinó hacer comentarios. En un comunicado, un portavoz del distrito dijo que está trabajando con la ciudad y las escuelas para “garantizar que los estudiantes recién llegados, la mayoría considerados estudiantes en situaciones de vivienda temporal (STLS), puedan tener acceso a una educación de Pre-K-12 dentro de nuestro sistema que ofrece los servicios adecuados, incluidos los servicios para aprender inglés”.

Los niños sin hogar tienen ciertos derechos consagrados en la ley federal destinados a mantener su estabilidad en la escuela, incluida la capacidad de permanecer en la escuela a la que han estado asistiendo.

Aquí hay tres derechos educativos que las familias que viven en viviendas temporales deben conocer a medida que entra en vigencia la nueva regla de refugio de la ciudad:

Los estudiantes sin hogar tienen derecho a permanecer en la misma escuela

Los estudiantes que viven en refugios temporales y que se han inscrito en la escuela local o en una escuela cercana tienen derecho a permanecer en la misma escuela, incluso si se ven obligados a abandonar el refugio después de 60 días.

Esto es cierto para cualquier estudiante que se quede sin hogar. La ley federal protege su derecho a permanecer en su llamada “escuela de origen”.

Al igual que cualquier otro estudiante de las Escuelas Públicas de Chicago, los estudiantes sin hogar pueden inscribirse en la escuela local del vecindario en su nueva comunidad simplemente entrando. Además, como cualquier otro estudiante, pueden aplicar a escuelas selectivas o magneto, pero la fecha límite para aplicar a estas escuelas para el próximo año académico ha pasado.

Los estudiantes migrantes también pueden ser referidos por otras agencias de la ciudad, como el Departamento de Servicios Familiares y de Apoyo, para recibir ayuda para la inscripción de la oficina central del distrito, incluso en el Centro de Bienvenida Piloto de la ciudad en Clemente High School en el West Side.

En ese caso, el distrito inscribirá a los estudiantes en función del lugar donde viven, las necesidades de los estudiantes, como los servicios del idioma inglés, y “la capacidad y los recursos existentes en la escuela”. Si hay problemas de espacio en una escuela, el distrito “puede ayudar con una asignación escolar alternativa”, dijo un portavoz.

Una vez que 20 o más estudiantes con el mismo idioma nativo se inscriben en una escuela, la ley estatal requiere que inicien un programa de Educación Bilingüe de Transición. Dichos programas requieren instrucción tanto en inglés como en el idioma nativo, como el español.

El distrito ha presupuestado $15 millones para contratar más maestros bilingües, coordinadores de programas bilingües y “otros recursos para apoyar a los estudiantes de inglés”, dijo un portavoz.

Los estudiantes sin hogar tienen derecho a transporte

Los estudiantes sin hogar también tienen derecho a recibir transporte a la escuela, incluso si se mudan. Y, de acuerdo con las pautas de CPS, su escuela debe informar al estudiante y a los padres sobre los servicios de transporte. Si un estudiante encuentra una vivienda permanente, todavía tiene derecho a transporte hasta el final del año escolar.

De acuerdo con las pautas de CPS, los estudiantes sin hogar que necesitan transporte deben recibir una tarjeta CTA dentro de los tres días posteriores a la solicitud. Los niños de preescolar a sexto grado pueden recibir una tarjeta adicional para que uno de sus padres pueda acompañarlos en el transporte público.

Los estudiantes sin hogar no necesitan papeleo para inscribirse

Las escuelas deben inscribir a los estudiantes que no tienen hogar, incluso si no tienen los registros que normalmente se necesitan para inscribirse, como la vacunación o los registros escolares anteriores, prueba de tutela o prueba de residencia, según el distrito.

Es posible que las familias que huyen de la violencia doméstica o la agitación política no hayan traído documentos importantes, dijo Nix-Hodes.

Depende de la escuela identificar “sensiblemente” que una familia que busca inscribirse no tiene hogar sin violar su privacidad, agregó Nix-Hodes.

Reema Amin es una reportera que cubre las Escuelas Públicas de Chicago para Chalkbeat Chicago. Ponte en contacto con Reema en ramin@chalkbeat.org.

The Latest

The state superintendent said cuts to staff won’t be prevalent in all districts. But educators say the “fiscal cliff” existed in the state well before federal COVID relief funds.

Teachers at Thirkell Elementary-Middle School in Detroit have complained about the now-suspended principal at recent school board meetings.

After a December exercise failed to prevent a remote day debacle in February, the city’s Education Department hopes the drill will demonstrate the systems’ ability to handle the load.

The nonprofit Need in Deed supports public school teachers as they guide their students through challenging topics and world events.

Roughly 80% of teenagers using the program identify as Black, Latino, Asian-American or Native American, and almost 70% identified as female, according to the city data.

Chicago Public Schools’ newly proposed safety plan for schools would get rid of campus police and require more training and implementation of restorative justice practices.