clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Miles de millones para la pérdida de aprendizaje: Cómo funcionaría el plan de estímulo de Joe Biden

President Biden Delivers Remarks On The Economy And Need For American Rescue Plan
El 5 de febrero de 2021 en uno de los salones de la Casa Blanca en Washington, DC, el Presidente Joe Biden, acompañado por la Vicepresidenta Kamala Harris, habla sobre la economía nacional y por qué se necesita el paquete de alivio por coronavirus de $1.9 billones propuesto por su administración. Foto por Stefani Reynolds-Pool/Getty Images

Los distritos escolares de más alta pobreza serían los más beneficiados por la propuesta del Presidente Joe Biden para enviar casi $130,000 millones a las escuelas K-12 del país, según el plan publicado el lunes.

Este plan, que podría darles forma a los presupuestos escolares por varios años más, representa un masivo esfuerzo federal para enfrentar las consecuencias académicas de dos años escolares interrumpidos y además ayudar a las escuelas a volver a abrir sus puertas.

Esta es una guía rápida a lo que incluye la propuesta y lo que significaría.

Las escuelas K-12 recibirían casi $130,000 millones, o para ser precisos, $128,500 millones. Esta cantidad representa unos $2,600 por cada estudiante de escuela pública, aunque la cifra exacta variará según el distrito. Esto es mucho más de lo que el Congreso ya había asignado a las escuelas (aproximadamente $13,000 millones en marzo de 2020 y otros $54,000 millones a fines del año pasado).

El dinero se enfocaría en las escuelas con alto índice de pobreza. La propuesta indica que el dinero fluiría a los estados y distritos de la misma manera que se hizo en el último paquete de ayuda. Esto significa que el dinero en gran parte seguiría las estipulaciones del Título I de la ley de educación federal, que otorga dinero a los distritos escolares con mayor número de estudiantes provenientes de familias con pocos ingresos. En otras palabras, algunos estados y distritos recibirán más de los $2,600 por estudiante, y otros recibirán menos.

Veinte por ciento del dinero recibido por los distritos se tendría que usar para ayudar a los estudiantes a recuperarse académicamente. La legislación específicamente menciona “aprendizaje de verano, días extendidos o programas de año escolar extendido” como posibilidades. Los estudiantes ya han perdido bastante terreno por la pandemia, lo cual se ha visto reflejado en las puntuaciones en exámenes y las calificaciones en las clases — y un análisis reciente encontró que costará bastante dinero ayudarles a recuperar el aprendizaje perdido.

Aparte de eso, los distritos escolares tendrían bastante flexibilidad para usar esos fondos nuevos. La propuesta indica que el dinero se puede usar de la misma manera que el último paquete de ayuda federal — el cual permitió que las escuelas lo usaran para “continuar sus operaciones”, reabrir sus puertas, y mucho más.

Los estados también tendrán un rol en ayudar a los distritos con la pérdida de aprendizaje. Un cinco por ciento de los fondos se enviaría a los estados para que ellos ayuden a los distritos a establecer programas para resolver la pérdida de aprendizaje. Es un porcentaje pequeño, pero representa $6,500 millones, una cifra grande para los funcionarios de educación estatales.

La rama de investigación del Departamento de Educación de EEUU estudiará la pérdida de aprendizaje y cómo remediarla. El Instituto de Ciencias de la Educación recibirá $100 millones para hacer esta investigación.

Los estados no podrán hacer recortes de fondos para las escuelas con alto índice de pobreza. En la última recesión, las escuelas de alto índice de pobreza del país enfrentaron los más grandes recortes de presupuesto estatales. Según una disposición en este proyecto de ley, a los estados no se les permitirá en los años 2022 o 2023 hacer recortes de fondos más grandes a los distritos de alta pobreza que a los distritos más afluentes.

Lo que no está claro es si esto importará mucho. Por un lado, las escuelas de alta pobreza generalmente dependen más de los fondos estatales. Y por el otro, los déficits en presupuestos estatales no han sido tan malos como muchos inicialmente temían, y otra parte de la propuesta de Biden es darles más fondos a los estados, y por ende, muchos de los estados no van a tener que hacer ningún recorte de presupuesto.

Las escuelas privadas no van a ser olvidadas del todo. Del 20% que los distritos tendrán que usar para aliviar la pérdida de aprendizaje, parte tendrá que usarse en prestar servicios a las escuelas privadas que les rodean. La cifra se basará en el porcentaje de estudiantes de bajos ingresos dentro del distrito escolar que asisten a una escuela privada.

Lo próximo: La propuesta será presentada al comité de educación de la Cámara de Representantes el martes, donde podría ser enmendada; los líderes del Congreso dicen que quieren finalizar y aprobar el paquete de estímulo para mediados de marzo. Ahora que el control del Senado y la Cámara de Representantes en Washington está estrechamente dividido, los demócratas tienen un claro pero pequeño margen de probabilidad de que la propuesta se apruebe.

Milly Suazo ha traducido este reportaje.

The COVID-19 outbreak is changing our daily reality

Chalkbeat is a nonprofit newsroom dedicated to providing the information families and educators need, but this kind of work isn't possible without your help.