Tras el éxito de su programa de español, esta escuela de Denver ofrece ahora clases en árabe

A poster with different faces and the Arabic word for them is on the classroom door of Dr. Moghazy’s class. Students on the left are walking out as class ends.
Entrando a la clase de Mohamed Moghazy, los estudiantes ven ilustraciones de un sentimiento con la traducción correspondiente en árabe. (Helen H. Richardson / The Denver Post)

Read in English.

Chalkbeat Colorado es un noticiero local sin fines de lucro que informa sobre las escuelas públicas en Denver y otros distritos. Suscríbete a nuestro boletín gratis por email en español para recibir lo último en noticias sobre educación.

Antes de tomar clases de árabe en la secundaria North High School de Denver, Rachel Saghbazarian tenía que comunicarse con su abuela en el Líbano hablando lo que ella llamaba un “inglés chapurreado”. A menudo su papá tenía que hacer de intérprete, y demasiadas veces las ideas se perdían en la traducción.

Ahora, un año después de empezar las clases del maestro Mohamed Moghazy, Rachel espera volver a conversar con su abuela para preguntarle (esta vez en árabe) cómo fue mudarse al Líbano después de huir de Armenia, su país natal y devastado por la guerra. 

“He podido hablar un poco más con mi abuela”, dice Rachel, una estudiante de 15 años que cursa el décimo grado. “Se está haciendo mayor y no voy a poder hablar con ella para siempre”.

Rachel es una de los cerca de 30 estudiantes de la secundaria North High School que han asistido a las clases de idioma y literatura árabe de Moghazy desde que comenzaron este año pasado. Entre ellos hay estudiantes como Rachel (hija de padre libanés cuyo primer idioma es el armenio, pero que también habla árabe), estudiantes cuyo primer idioma es inglés o español, y estudiantes inmigrantes nuevos que acaban de llegar de otros países.

Aunque el árabe es el tercer idioma más hablado en las escuelas públicas de Denver, el programa de Moghazy en la secundaria North es el único del distrito actualmente.

Este semestre, Moghazy está enseñando cuatro secciones y está preparado para expandir el programa al tercer nivel de árabe y a artes del idioma árabe el próximo año. Él graba la mayoría de sus lecciones con la esperanza de poder conectarse con otros maestros que quizás también quieren empezar sus propios programas de árabe. 

Para él, las clases son una forma de ayudar a los estudiantes a aprender un idioma, volver a conectarse con sus familias y descubrir partes de su identidad que quizás no habían tenido oportunidad de conocer antes. 

“Quizás sepan hablar árabe en casa, pero no aprendieron a escribirlo ni a leerlo y por eso cuando ven a alguien que lo hace, se motivan”, dice Moghazy. “Tal vez solían ocultar su identidad porque existe un concepto erróneo sobre lo que es el árabe y el Islam”.

Entre sus estudiantes también hay hablantes nativos de inglés o de español que quieren conocer otras culturas. 

Un día a la semana, sus lecciones se enfocan más en la cultura que en el idioma: aprender un baile nuevo, beber y probar café árabe, comparar cómo el árabe puede sonar diferente en varias regiones, o aprender sobre los tatuajes de henna y comparar su significado con los tatuajes utilizados en otras culturas. 

Ahora, Moghazy tiene la visión de ampliar su programa de árabe siguiendo los pasos del programa de español de la secundaria North, que es el más desarrollado del distrito. Le gusta la idea de preparar a los estudiantes para que obtengan el certificado de traducción o interpretación y obtengan créditos universitarios.

Y Moghazy es un gran defensor de los beneficios de aprender árabe, señalando que es el idioma oficial de 22 países, uno de los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas, y hablado por 500 millones de personas en todo el mundo.

“Está abriendo más oportunidades para ellos”, dice Moghazy refiriéndose a los estudiantes que están tomando sus clases. “Es importante que los niños aprendan más de un idioma”.

Mohamed Moghazy es maestro de lenguaje y literatura árabe. Dice que el árabe es un “idioma crítico”. (Helen H. Richardson / The Denver Post)

El programa de español sirve de inspiración

Mientras Moghazy busca ampliar su programa, está usando como modelo el programa español de la secundaria North, el único del distrito que cuenta con una nueva asociación con la Metropolitan State University.

La maestra Inmaculada Martín Hernández organizó el programa de español de manera que los estudiantes obtienen un Sello de Bilingüismo en su diploma de secundaria y están preparados y cerca de obtener un certificado para convertirse en traductores. Los estudiantes que asistan luego a la universidad Metro también tendrán todos los créditos necesarios para obtener una concentración universitaria en idioma español. 

Los programas de español en el distrito se establecieron para ayudar a los estudiantes que estaban aprendiendo inglés (identificados como ELL) porque tener una clase de lenguaje en su idioma natal les ayuda a aprender otras materias, dijo Hernández.

Como Hernández tiene un doctorado en literatura, puede impartir cursos más avanzados que les ofrecen créditos universitarios a los estudiantes de secundaria. Moghazy también tiene un doctorado en diseño de aprendizaje, por lo que también puede ofrecer créditos universitarios en sus clases. 

“Los estudiantes cuyo primer idioma es español batallan por llegar a la universidad, pero una vez tienen la oportunidad de tener éxito, se dan cuenta de que pueden tomar clases de español”, dijo Hernández, “y es como una puerta que se abre para ellos”. 

Los líderes del distrito dijeron que están trabajando para ampliar los cursos de español en todo el distrito y acaban de poner en marcha un currículo común que los maestros pueden usar en lugar de crear el suyo propio. Algunas clases se ofrecen en línea, por lo que los estudiantes pueden beneficiarse incluso si el maestro calificado para el curso no está en su escuela. La cifra de estudiantes que hablan español y están tomando clases de español en el distrito aumentó de 1,863 a 2,196 el año pasado. 

El programa de español también es parte del acuerdo decretado por un tribunal para atender las necesidades de los estudiantes que hablan español. El acuerdo requiere muchos servicios específicos para los estudiantes de inglés cuyo primer idioma es el español, pero no le impone al distrito los mismos requisitos para los estudiantes que hablan otros idiomas como lengua materna. 

En la mayoría de los casos, las clases de español que no son impartidas en inglés cuentan como crédito electivos o créditos de idioma y no como clases de lenguaje y literatura. Los líderes del distrito quieren trabajar con el estado para cambiar eso, pero primero hay que resolver algunas cuestiones, entre ellas cómo esto cambiaría los requisitos para que los maestros puedan impartir las clases. 

Ha sido difícil mantener programas similares en otros idiomas, dicen los líderes del distrito, en parte porque pocos maestros están calificados. Denver antes tenía programas de árabe en otras escuelas, entre ellas la South High School, donde el distrito alberga un programa para estudiantes inmigrantes nuevos.

Pero cuando los maestros se van, a menudo el programa desaparece con ellos.

“En cuanto a la creación de estos programas, todo el deseo está ahí y sabemos que tenemos los estudiantes para apoyarlo”, dijo Andrea Caulfield, especialista en currículo de idiomas del distrito.

Los portavoces de los distritos escolares de Aurora y Adams 12, dos distritos con grandes poblaciones de estudiantes refugiados, dijeron que no tienen conocimiento de que exista ningún programa de árabe en sus escuelas. 

Durante la clase, Moghazy les dijo a sus estudiantes: “Tenemos que ser valientes para compartir nuestra identidad y nuestra cultura”. (Helen H. Richardson / The Denver Post)

Estudiantes citan muchas razones para querer aprender árabe

Además de enseñar árabe y planificar la ampliación del programa, Moghazy también es mentor de un pequeño grupo de estudiantes inmigrantes nuevos que hablan árabe. Los maestros de otras clases le envían tareas que él traduce para que los estudiantes puedan participar.

Es mucho trabajo, pero dijo: “Estoy encantado de hacerlo. Un día estuve en la misma situación y fue duro”.

Sophie Kruzel, de 14 años, es otra estudiante del programa de árabe. Su familia también es del Líbano, y dice que su familia está encantada de escucharla aprender el idioma. 

Algunos estudiantes le dicen a Moghazy que sueñan con viajar a Dubai o trabajar con las Naciones Unidas. Sophie y Rachel dicen que están considerando estudiar carreras para trabajar con refugiados. Además de la alegría de conectarse con sus familias, ellas esperan que aprender árabe también les ayude en ese trabajo futuro. 

“Es una labor muy importante para mí”, dice Sophie. “Debería haber más clases como ésta”.

Moghazy dijo que su trabajo también incluye conectarse con las familias. 

Mientras estaba en el proceso de dar a conocer la clase, por ejemplo, conoció a una mujer cuya familia acababa de llegar de Libia. La mujer, madre de familia, dijo que le preocupaba cómo se adaptarían sus hijos al país nuevo y a empezar la secundaria. Estaba considerando no enviar a sus hijos a la escuela, le dijo a Moghazy. 

Aunque la familia no estaba dentro de los límites de asistencia de la secundaria North High School, la mujer decidió enviar a sus hijos a North después de hablar con Moghazy y enterarse de que ellos tendrían la oportunidad de tomar clases de árabe y contar allí con un maestro que les entendiera. 

“En Oriente Medio, los padres no tienen voz”, dijo Moghazy. “Cuando estoy hablando con ellos y les digo que tienen voz, no lo pueden creer. Se sienten confiados.”

Yesenia Robles es una reportera de Chalkbeat Colorado que cubre los distritos escolares K-12 y la educación multilingüe. Para comunicarte conYesenia, escríbele a yrobles@chalkbeat.org.

The Latest

“This decision making was clearly rushed,” one lawmaker said. “It's not best practice, but this is where we are.”

Former Board President Joyce Wilkerson’s nomination by Mayor Cherelle Parker was deferred, and city officials expressed displeasure about the district’s charter school policy.

The Bookmobile seeks to increase children’s access to physical books and promote the pleasures of reading.

More than 40,000 employees work on the Denver airport campus.

Los habitantes de Chicago votarán por 10 de los 21 miembros en las primeras elecciones de la junta escolar de la ciudad. Aquí hay seis cosas que usted debe saber al inicio del ciclo electoral.

The joint initiative between Chicago Public Schools and the Chicago Teachers Union provides up to $500,000 per school for wraparound services.