¿Tienes preguntas sobre la tutoría y si tu hijo se beneficiaría? Aquí hay algunas respuestas a tus preguntas.

Una experta dice que lo primero que hay que tomar en cuenta es que diferentes programas de tutoría están diseñados para alcanzar diferentes objetivos.  (SDI Productions / Getty)

Read in English.

A la vez que los educadores buscan maneras de ayudar a los estudiantes que se están recuperando académicamente debido a las interrupciones pandémicas, los tutores desempeñan un papel clave. 

Sin embargo, alrededor del país, muchos líderes están observando que algunos de los estudiantes que más necesitan ayuda no la están aprovechando

Por eso, como padre, ¿qué preguntas debes hacer sobre los servicios de tutoría y si tu estudiante podría beneficiarse? Aquí te ofrecemos respuestas a algunas de las preguntas más comunes que los padres tienen.  

¿Cuándo debo pensar en conseguir un tutor para mi hijo?

Rhonda Haniford, subcomisionada de la división de calidad y apoyo escolar en el Departamento de Educación de Colorado, dijo que lo primero que hay que tomar en cuenta es que diferentes programas de tutoría están diseñados para alcanzar diferentes objetivos. 

Aunque los padres quizás piensen que la tutoría es solo para ayudar a los estudiantes cuando enfrentan dificultades académicas, a veces los programas están diseñados para mantener a los estudiantes interesados en aprender, acelerar su aprendizaje o enfocarse en habilidades o necesidades específicas.  

Si un padre cree que su hijo está enfrentando dificultades académicas, Haniford dijo, debe averiguar lo que su escuela ofrece.  

“Primero, yo diría que se reúnan con [el personal de] la escuela y hablen sobre lo que están observando”, Haniford dijo. “Hablen sobre lo que está funcionando, cuáles son las fortalezas del niño, al igual que cuáles son sus necesidades. ¿Y puede ayudarle un tutor? Depende de qué objetivos está diseñado a alcanzar el programa de tutoría”.

La madre Keri Rodrigues dijo que los reportes de sus cinco hijos mostraban que tenían buenas calificaciones y que a sus niños les estaba yendo bien. Pero cuando les pidió que leyeran en su casa, se dio cuenta de que dos tenían dificultades. 

“Estas son cosas que pude observar”, Rodrigues dijo. 

Rodrigues es cofundadora del grupo de defensa Sindicato Nacional de Padres. Aconseja a padres para que confíen en sus instintos y hagan preguntas cuando crean que sus hijos tienen dificultades. Eso significa empezar a tener más conversaciones con los maestros.  

Al hablar con los maestros, Rodrigues dijo, una de las preguntas más importantes que los padres deben hacer es si su hijo está leyendo a nivel de grado y, si no, qué es lo que se está haciendo para que lo logren.

“Las calificaciones con frecuencia no nos dicen esta información”, dijo. 

Ashara Baker, madre de un estudiante que está por entrar al segundo grado y otra líder con el Sindicato Nacional de Padres, aconseja a los padres cuyos hijos estén en una escuela con bajos niveles estatales que consideren usar servicios de tutoría aunque parezca que a sus hijos les está yendo bien. 

¿Qué preguntas debo hacer para averiguar si un programa de tutoría es bueno?

Haniford dijo que el primer paso es asegurar que los objetivos del programa de tutoría concuerden con las necesidades de tu hijo.  

Después de eso, dijo, los padres deben preguntar si su escuela tiene una evaluación diagnóstica de su hijo. La mayoría de las escuelas las tienen, dijo. Esa información puede guiar a los tutores sobre las necesidades de un estudiante y para que promuevan sus fortalezas. 

A Rodrigues le gusta recordarles a los padres que no necesitan saber todo sobre los planes educativos para empezar a hacer preguntas. Sugiere preguntar si un programa está usando prácticas basadas en la evidencia—las cuales son estrategias basadas en la investigación y que se ha comprobado que funcionan—y si sus programas de lectura se basan en la ciencia de la lectura, los estudios sobre cómo el cerebro de un niño aprende a leer. 

“Si escuchas cosas como ‘lectoescritura balanceada’, eso quizás sea un problema”, dijo. La lectoescritura balanceada es un método para enseñar a leer basado en una filosofía desprestigiada que dice que la lectura es natural y se necesita animar al estudiante. “Aunque solo recuerdes que deben decir, ‘la ciencia de la lectura’. No te deben intimidar”.

Algunos estudios muestran que los programas de tutoría de “alta dosis” quizás sean los más eficaces para aquellos estudiantes que necesitan ayuda académica. Usualmente eso incluye enseñanza en persona un par de veces a la semana. 

Baker está liderando un esfuerzo para que las escuelas de Nueva York pongan a disponibilidad servicios de tutoría de alta dosis en las escuelas públicas.  

Dijo que la buena comunicación es importante. Su distrito local anunció un programa de enriquecimiento para el verano y su hija asistió. Baker sabía que a su hija la llevaron a obtener una tarjeta para la biblioteca y al mercado de granjeros, y escuchó lo mucho que los niños se divirtieron jugando con globos de agua. Pero Baker dijo que no sabía que el programa estaba diseñado para ser un tipo de tutoría.  

“Puede ser divertido, pero tienes que estar averiguando: ¿Cómo vamos? ¿Estamos progresando?” Baker dijo. 

También sugiere preguntar si los tutores están capacitados y certificados, y cuántos estudiantes están trabajando con cada tutor. Lo mejor es trabajar en grupos pequeños, dijo.  

Haniford está de acuerdo con los grupos pequeños. Dijo que los programas más exitosos tienen no más de seis estudiantes por tutor. 

“Tienen un propósito y una visión clara de lo que quieren lograr y no es multivariado con demasiados estudiantes porque entonces los estudiantes no están recibiendo atención individualizada”, Haniford dijo.  

¿Cómo sé si mi hijo está obteniendo el mayor beneficio posible de la tutoría?

Baker sugiere que los padres se aseguren de que el programa de tutoría que su escuela usa, o el que elijan de grupos externos, realice algunas pruebas que evalúen los avances del estudiante o en qué aspecto necesita más ayuda.  

El programa de tutoría que ella paga para que ayude a su hija afuera de la escuela ahora les da a los padres reportes regulares sobre cómo están progresando las cosas y cómo los padres pueden ayudar a mantener el progreso en su hogar.  

Jennifer Castillo, la nueva directora de Boston P-8 en Aurora, dijo que la escuela ofrece servicios de tutoría administrados por un grupo externo pero que usa a los maestros de la escuela, quienes ya conocen a los estudiantes.  

“Tener esas relaciones es muy importante”, Castillo dijo. “Saben cuáles son las brechas de esos estudiantes, saben las razones por las que los estudiantes están aquí. Creo que es importante que los tutores y el estudiante puedan acudir a sus padres y demostrar el progreso. Después de un mes, estoy observando un aumento en las calificaciones o la habilidad o seguridad, sea cual sea el problema. Como un padre, espero que no tengas que hacer preguntas en una colaboración fuerte”.

Castillo dijo que si el programa que los padres están considerando tiene tutores que no son maestros en la escuela, los padres pueden preguntar si hay manera de que los tutores y los maestros se comuniquen entre sí para que la tutoría concuerde con lo que está pasando en el salón de clases. 

Por último, los padres quizás quieran saber: “¿Me espero?”

“Siempre existe esa duda de si debo esperarme un poco más. Quizás fue un año duro. Quizás fue un maestro duro”, Rodrigues dijo. “Las cosas no se ponen más fáciles mientras más esperas. Se ponen más difíciles”.  

Esto es especialmente verdad para los niños pequeños que necesitan ayuda adicional para aprender a leer. Poder leer ayudará a los estudiantes para que aprendan conceptos más complicados en el futuro.

Haniford y Castillo creen que los padres deben aclarar si su hijo necesita un descanso—por ejemplo, si existe un problema social o emocional—y examinar varias opciones para abordar el problema. 

“Los niños no necesitan un descanso del aprendizaje”, Castillo dijo. Aprender puede ocurrir todo el día, agregó. “Pero necesitamos asegurar que estén participando y no es solo estando sentados o escuchando. Llevar la tutoría afuera, hacer que sea más activa, o hacerla más aplicable puede ayudar”.

Castillo también recomienda que los estudiantes entiendan la importancia de la tutoría y los beneficios que ellos mismo deben observar.  

“Los estudiantes tienen que querer estar involucrados”, Castillo dijo. “Dejar que se hagan cargo de algo también ayudará”.  

Yesenia Robles es una reportera para Chalkbeat Colorado, cubriendo distritos escolares de kindergarten a 12º grado y la educación multilingüe. Comunícate con Yesenia por correo electrónico a yrobles@chalkbeat.org.

The Latest

“When school is closed they're grasping at straws trying to find the resources to feed their families," said Kelly McEvoy, director of food programs for Oak Park-based Forgotten Harvest.

Just 4.5% of offers at specialized high schols went to Black students and 7.6% to Latino students, a slight uptick from last year. About two-thirds of the city’s students are Black or Latino.

Teachers report managing student behavior and low pay are major sources of stress. But they aren’t more likely than other workers to want to leave their jobs.

Nineteen people seeking seats in the Aug. 1 election answered questions from Chalkbeat and the public. Hear what they said.

A new analysis by The Trace finds that an average of 57 shootings a day occur near U.S. school buildings. These shootings can traumatize students and hinder academic growth.

The Trace analyzed shootings within 500 yards of schools nationwide from 2014 through 2023. Five of the top 10 schools by total number of shootings were in the same Philadelphia neighborhood.