clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Respuestas a 11 preguntas sobre cómo el plan de rescate afectará a las escuelas

WASHINGTON, DC - MARCH 10: Speaker of the House Nancy Pelosi (D-CA) presides over voting on coronavirus relief package H.R. 1319 in the House Chamber of the U.S. Capitol on March 10, 2021 in Washington, DC. In a final vote, the House passed U.S. President Joe Biden’s revised $1.9 trillion COVID-19 relief bill, named the American Rescue Plan, in the administration’s first major legislative achievement.
WASHINGTON, DC - 10 DE MARZO: La presidente de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-CA) durante la votación sobre el paquete de ayuda por el coronavirus (H.R. 1319) en el Capitolio de Estados Unidos el 10 de marzo de 2021 en Washington, DC. 
Drew Angerer / Getty Images

Un flujo masivo de dinero federal está en camino a las escuelas de todo el país.

El jueves, el Presidente Biden firmó la ley del American Rescue Plan, un paquete de $1.9 billones. El paquete incluye cerca de $1,300 millones para la educación K-12, y también varias otras disposiciones que afectarán a las escuelas.

Hay muchas cosas que entender. Esta es nuestra explicación de lo que el paquete significa, quién recibirá más dinero, cómo se puede usar, y todos los detalles que importan.

1. ¿Cuánto recibirá mi distrito escolar?

Como idea general, los distritos pueden esperar aproximadamente 2.2 veces lo que recibieron del último paquete de ayuda federal. (Esto incluye los fondos que se distribuirán a través del Título I, que es la mayoría pero no todos los fondos nuevos.)

Como los paquetes de ayuda anteriores, el dinero se distribuirá según el nivel de pobreza, y eso resulta en que las cantidades recibidas por los distritos sean bastante diferentes. Aunque el promedio de fondos por cada estudiante de escuela pública es $2,500, algunos distritos en áreas de alta pobreza recibirán varios miles de dólares más por cada estudiante.

Por ejemplo, las escuelas de Los Ángeles recibirán más de $6,000 por estudiante, según un análisis hecho por EdSource, mientras que en Chicago recibirán aproximadamente $5,200 por estudiante.

Tenga en cuenta que, como los distritos estarán a cargo de la mayoría del dinero, es imposible en este momento calcular exactamente cuánto dinero una escuela en particular recibirá.

2. ¿Para qué se pueden usar los fondos nuevos?

Para un montón de cosas diferentes — esta vez hay bastante flexibilidad. Las escuelas pueden usar el dinero para:

  • Suministros de limpieza
  • Tecnología educativa
  • Servicios de salud mental
  • Programas de verano o en las tardes
  • Mejoras en el edificio que “reduzcan el riesgo de transmisión del virus y la exposición a peligros ambientales contra la salud”
  • Implementar guías de salud pública
  • “Otras actividades necesarias para mantener la operación y continuidad de los servicios... y continuar empleando al personal existente.”
  • “Actividades para satisfacer las necesidades únicas de niños o estudiantes de bajos recursos, niños con discapacidades, estudiantes que estén aprendiendo inglés, minorías raciales y étnicas, estudiantes sin hogar, y menores de edad en hogares de crianza.”

Hay una restricción notable: Los distritos tienen que usar por lo menos un 20% del dinero para resolver la pérdida de aprendizaje. Los ejemplos incluidos en la ley incluyen “escuela o programas de enriquecimiento en el verano, horario de clases extensivo, programas para después de la escuela, o programas para extender el año escolar.”

3. ¿Cuánto recibirán las escuelas en total?

Este paquete de ayuda representa $128,000 millones para la educación K-12. No importa cómo se mire, es muchísimo dinero, especialmente considerando que este paquete es adicional a los dos paquetes anteriores de ayuda, que les enviaron casi $70,000 millones a las escuelas.

Hay varias maneras para ver esa cifra:

  • Es casi seguro que es el paquete de ayuda federal para educación K-12 más grande en la historia de EE.UU.
  • Es casi ocho veces lo que el gobierno federal gasta anualmente en el programa del Título I.
  • Es más del doble de lo que el gobierno gasta en educación durante un año típico.
  • Representa más o menos un 20% de todos los gastos de operación de las escuelas K-12 públicas en 2018, el año más reciente para el que hay información disponible.
  • El total de los tres paquetes juntos es mucho más que la ayuda federal recibida por las escuelas durante la Gran Recesión.

4. ¿Cómo se divide todo ese dinero?

La porción más grande de ese dinero es $122,800 millones.

  • Un 90% de eso va a los distritos escolares, y la fórmula del Título I determina cuánto va a recibir cada distrito.
  • Los estados reciben un 5% de eso para crear recursos que ayuden a las escuelas a resolver el aprendizaje perdido, otro 1% para ayudar a crear programas de escuela de verano, y otro 1% para ayudar a crear programas para después de la escuela.
  • El Departamento de Educación de Estados Unidos recibe $800 millones (menos de un 1%) para identificar y ayudar a los estudiantes sin hogar, y también crear grants para que los estados hagan lo mismo.
  • Los estados pueden decidir cómo usar la pequeña porción restante.

Hay unos $2,580 millones que irán a los estados para apoyar a los estudiantes con discapacidades.

Y finalmente, $2,750 están reservados para las escuelas privadas. Este dinero, distribuido por los gobernadores, es para las escuelas que estén sirviendo a un número “significativo” de estudiantes provenientes de familias de pocos ingresos.

5. ¿Cuánto tiempo tienen los distritos para usar todo el dinero?

Los distritos tendrán hasta octubre de 2024 para asignar los fondos de la ley, según un portavoz del Departamento de Educación de EE.UU.

6. ¿Podría este dinero federal ser cancelado por los recortes estatales a las escuelas?

Es poco probable que la mayoría de estados tengan que hacer recortes de presupuesto este año, especialmente ya que el paquete nuevo incluye $350,000 millones para los estados y ciudades adicionales a los fondos destinados a las escuelas. Los estados también están en mejor situación financiera que lo que muchas personas anticipaban.

Si los estados quisieran recortar fondos estatales de todos modos, particularmente para los distritos escolares en áreas de alta pobreza que van a recibir mucha ayuda federal, van a enfrentar varias restricciones.

Esta legislación, a diferencia de los dos paquetes de ayuda anteriores, prohíbe que los estados hagan recortes más profundos a los distritos en áreas de alta pobreza en comparación con otros distritos. Los estados tampoco pueden hacer recortes, en lo que respecta a los fondos del 2019, a sus distritos en las áreas de más alta pobreza. Esto está diseñado para proteger contra lo que ocurrió durante la Gran Recesión, cuando los distritos de más alta pobreza fueron el blanco de los recortes de presupuesto más profundos.

Los estados tampoco pueden reducir la porción de su presupuesto destinada a la educación. Sin embargo, pueden pedir una excepción del Departamento de Educación de EE.UU.

7. ¿Los estados tienen que competir por dinero, como lo hicieron durante el programa Race to the Top?

No. Hubo una disposición al respecto inicialmente propuesta por Biden, pero al final se eliminó. Un grupo de grupos se opusieron privadamente a la idea.

8. ¿Esto ayudará a las escuelas a cerrar las brechas en el acceso a la Internet que dificultaron la enseñanza a remoto?

Sí. Además del dinero directo para las escuelas, esta ley incluye $7,000 millones para crear un Emergency Connectivity Fund (fondo para conexión de emergencia) a través de un programa llamado E-Rate, que ofrecía acceso a la Internet subsidiado (a precio con descuento) para las escuelas y bibliotecas. Las escuelas que participan en el programa pueden usar los fondos nuevos para ayudar a los estudiantes y maestros a tener Internet en el hogar.

9. ¿Cómo afectará esta ley a los niños y sus familias fuera del entorno escolar?

Más notablemente, esta ley expande temporalmente los pagos directos a las familias, aumentando la cantidad desde $2,000 por hijo a $3,000 (o $3,600 para niños menores de 6 años). Además, por primera vez las familias de ingresos sumamente bajos serán elegibles para este programa.

También ofrece pagos directos de $1,400 para la mayoría de las personas, y extiende aumentos en los beneficios de desempleo.

En combinación, se proyecta que estas medidas reduzcan la cantidad de niños por debajo del índice de pobreza (que actualmente es $26,500 para una familia de cuatro) — de 13.7% a 6.5%. Los niños afrodescendientes e hispanos son los que probablemente verán las mayores reducciones en pobreza.

Esto podría mejorar las vidas de los niños y también marcar una diferencia en las escuelas. Varios estudios han encontrado que los niños se desempeñan mejor académicamente cuando sus familias reciben ingresos adicionales o beneficios de programas para eliminar la pobreza.

10. ¿Este dinero en realidad logrará que abran más escuelas?

En este frente hay motivo para desconfiar, aunque el Presidente Biden ha argumentado que por eso es que se necesita el dinero. En resumen, no está claro si los fondos — en vez de las preocupaciones sobre seguridad de las familias y los maestros — es lo que ha hecho que algunas escuelas permanezcan cerradas. Además, va a ser difícil que los distritos usen este dinero nuevo con suficiente rapidez.

Por ejemplo, la administración de Biden ha sugerido que las escuelas podrían usar ese dinero para contratar más maestros y poder ofrecer clases con distanciamiento físico. Pero ya estamos al final del año escolar y contratar más maestros toma tiempo, igual que construir más salones.

Aparte de eso, cada distrito necesita crear y y publicar un “plan para regresar a instrucción presencial de manera segura” en un plazo de 30 días después de recibir los fondos nuevos.

11. ¿Este dinero realmente resolverá la pérdida de enseñanza?

Pues... esa es la pregunta de los $128,000 dólares.

Hay investigaciones, incluida una nueva publicación que está revisando docenas de estudios, que han demostrado que los estudiantes tienden a progresar más cuando sus escuelas reciben más fondos. Algunas estrategias que las escuelas están considerando, como por ejemplo tutorías para grupos pequeños o un día de clases extendido, tienen un historial de éxito.

Por otro lado, esta ley proporciona un montón de dinero que tiene que ser usado en un tiempo relativamente corto. Por eso, podría ser más difícil que las escuelas los usen eficazmente o que puedan hacer inversiones permanentes en cosas como más consejeros o salones de clase con menos estudiantes. Y un análisis reciente sugiere que lograr que los estudiantes recuperen todo el aprendizaje perdido costará más que la masiva suma de dinero que el Congreso ya asignó.

Traducción por Milly Suazo.

The COVID-19 outbreak is changing our daily reality

Chalkbeat is a nonprofit newsroom dedicated to providing the information families and educators need, but this kind of work isn't possible without your help.