clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Menos aprendizaje y dirección tardía: En medio de una pandemia, distritos se esfuerzan para educar a estudiantes aprendiendo inglés

A first-grade student reads in Spanish in a biliteracy classroom at Dupont Elementary in Adams 14.
Un estudiante lee en español en una clase de Adams 14.
Yesenia Robles, Chalkbeat

Hace unos meses, estudiantes hispanohablantes en el distrito escolar de Adams 14 en las afueras de Denver pasaban 53 minutes cada día en una clase de inglés.

Esas clases pararon cuando las escuelas se cerraron y empezaron a dar clases virtuales. Estudiantes de secundaria que están aprendiendo inglés en Adams 14, un distrito cuyos estudiantes son mayormente hispanos y de bajos recursos, en su lugar recibieron tareas de idioma dos veces a la semana.

En las escuelas primarias, niños recibieron 30 minutos diarios de instrucción virtual en literatura y matemáticas. Aunque maestros deben incorporar lecciones lingüísticas, estudiantes perdieron 55 minutos de instrucción en inglés que reciben cada día antes de la pandemia.

La transicion rapida al aprendizaje remoto causada por la crisis de COVID-19 ha dejado a los 5 millones de estudiantes que están aprendiendo inglés en los EEUU en una situación precaria. Muchos han perdido enseñanza lingüística a medida que distritos buscan un nuevo equilibrio y intentan conectarse con alumnos en sus casas.

Escuelas y distritos no han recibido mucho apoyo para ayudar a sus estudiantes aprendiendo el idioma inglés. Esta semana — dos meses después de que muchas escuelas empezaron clases virtuales — el departamento federal de educación clarificó por primera vez que maestros deben seguir ayudando a sus alumnos no nativohablantes con el idioma “al máximo nivel posible.”

Antes de que se publicó esa clarificación, algunos distritos crearon planes que tomaron en cuenta las necesidades particulares de estudiantes que están aprendiendo inglés. Pero algunos no.

Los riesgos son altos porque los estudiantes de inglés se arriesgan a perder el aprendizaje por dos frentes. Sin ayuda para el desarrollo del lenguaje, el progreso de los estudiantes hacia el dominio del idioma inglés es más lento, y su capacidad para entender las materias que se les enseñan en inglés también se ve afectada.

“El grado en que los niños no tienen oportunidades de escuchar y hablar el idioma inglés es una gran preocupación,” dijo la subdirectora de los programas de aprendizaje de inglés de New America, un grupo de expertos con inclinaciones hacia la izquierda basada en Washington. “A nivel nacional, la mayoría de lo que he visto es que ha sido un desafío.”

Las barreras que existen en Adams 14

Aproximadamente la mitad de los estudiantes en Adams 14 están aprendiendo inglés como su segunda idioma, una de las proporciones más grandes en Colorado. La mayoría de los residentes de la zona industrial en las afueras de Denver son hispanos, y la mayoría son de bajos recursos.

Como otros distritos que sirven estudiantes con muchas necesidades, no le fue fácil asegurar que sus 6,500 alumnos podrían acceder al internet cuando cerraron las escuelas. En las primeras semanas, los maestros pasaron la mayoría de su tiempo asegurando que todos los estudiantes tuvieran acceso a una computadora y el internet.

“Se ha tratado de, ¿Te puedes conectar? ¿Estás en línea?’” dijo Tonia López, directora de educación e instrucción cultural y lingüísticamente diversa de Adams 14.

Estudiantes latinos, que constan de 80% de los estudiantes aprendiendo inglés nacionalmente, dependen de sus celulares desproporcionadamente para acceder a sus tareas escolares en casa — que puede ser útil en ciertas circunstancias, pero que no funciona para todas las tareas.

Mientras Adams 14 se dirigió a esos problemas técnicos, administradores estaban desarrollando un plan para continuar la instrucción. Crearon un plan con varias fases: Al inicio, estudiantes podían elegir actividades educativas; después, habría más classes en vivo y más tareas requeridas a través del internet. Ese plan priorizo estudiantes que están aprendiendo inglés, según un portavoz del distrito.

El distrito no podia equivocarse. Una investigación por la oficina de derechos civiles en el departamento federal de educación concluyó en el 2014 que el distrito había discriminado a empleados y estudiantes hispanohablantes. Adams 14 accedió a un orden federal para mejorar su tratamiento de estudiantes aprendiendo inglés.

El año pasado, Adams 14 también fue el primer distrito en Colorado que tuvo que dejar que una empresa privada tomara control de la administración cotidiana después de años de bajos resultados académicos. Antes de la pandemia, esa empresa, MGT Consulting, ya estaba colaborado con empleados del distrito y la Oficina de Derechos Civiles en un plan comprensivo para educar estudiantes que están aprendiendo inglés.

Cuando el virus forzó una transición a instrucción virtual, el distrito busco nuevas maneras de mantenerse en contacto con esos estudiantes. Los maestros y otros miembros del personal han traducido materiales para los padres, y los profesores de alumnos de inglés han estado disponibles para que los estudiantes pidan ayuda por teléfono, vídeo y texto.

Los maestros también están entrenando a profesores de otras clases para asegurar que que las tareas sean comprensibles para los estudiantes hispanohablantes. Todos los maestros del distrito han recibido capacitación a través del año para adaptar sus lecciones y tareas a esos alumnos.

“Hemos asegurado que todos somos conscientes del lenguaje en todas las lecciones que planeamos”, dijo Traci Whitfield, una maestra de cuarto grado en Adams 14. “Para mí, no tendria sentido construir lecciones de otra forma.”

Afirma Whitfield que más de dos tercios de sus 21 alumnos están aprendiendo inglés. Aproximadamente el 85% de sus alumnos están participando diario en lecciones virtuales de alguna manera.

Pero la transición ha sido difícil de todas maneras. María Rodríguez, una madre de tres estudiantes de Adams 14, se dio cuenta recientemente que Jahaira, su alumna de 11º grado, estaba faltando a algunas clases en vivo.

Aprender inglés no ha sido fácil para Jahaira; estaba inscrita en clases de desarrollo del idioma inglés cuando cerraron las escuelas, dijo Rodríguez. Teme que su hija está faltando clases remotas en parte porque está recibiendo menos instrucción en el desarrollo del inglés.

Segun Rodriguez, Jahaira le dijo que a veces no entiende a sus maestras en parte porque están hablando en inglés.

“Es más difícil ahora,” dijo Rodriguez. “Siempre necesitaba que los maestros le explicaban todo, y ahora que es virtual, es más complicado. Es tímida y a veces le da vergüenza para hacer preguntas.”

“No se que mas puedo hacer para ayudarlos,” dijo Rodríguez de sus hijos.

Administradores en Adams 14, como en otros distritos, reconocen que las escuelas están dedicando menos tiempo al desarrollo del lenguaje, tanto como han reducido la duración de todos tipos de instrucción.

“No esperamos que nuestros estudiantes estén en línea por ocho horas al día,” dijo López. “Todos estamos tratando de hacer lo mejor.”

Un panorama nacional complicado

Si bien todos los estudiantes de inglés tienen derecho a ayuda lingüística, no tienen planes de educación con la fuerza de ley como los estudiantes con discapacidades. Su instrucción varía mucho, dependiendo de la ley estatal y las políticas de distrito. Algunos dicen que era difícil cumplir los derechos civiles de los estudiantes de inglés incluso antes del coronavirus.

“Los distritos escolares tienen bastante margen para determinar cómo están sirviendo a sus estudiantes,” dijo García, de Nueva América. “Tenemos todas estas obligaciones legales, pero ¿cómo se están llevando a cabo en este momento?”

La guía federal publicada esta semana aclara que las escuelas deben continuar proporcionando apoyo lingüístico a los estudiantes de inglés a distancia, pero reconoce que quizás no sea posible hacerlo al mismo nivel que antes de la pandemia. Observa que no hay un tiempo estándar que debe dedicarse a los servicios de inglés.

El Departamento advirtió también que los distritos deben vigilar a los alumnos de inglés que demostraron su dominio del idioma antes de que las escuelas cerraron en marzo, ya que es posible que necesitan ayuda adicional cuando se reabran los edificios — un reconocimiento de la pérdida de aprendizaje que muchos estudiantes están enfrentando en este momento.

Los defensores dicen que si los estudiantes de inglés reciben servicios reducidos puede ser difícil comprobar que es una violación de los derechos civiles, dada la amplia gama de instrucción que es permisible en tiempos normales, así como los desafios que enfrentan los distritos durante la pandemia.

Lo que es más, la administración de Trump no tiene un fuerte historial de aplicación. La subsecretaria de Educación Betsy Devos, de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación, ha abierto menos investigaciones sistémicas y ha tenido menos probabilidades de apoyar las denuncias de discriminación contra los estudiantes de ingles que bajo la administración de Obama.

Mirando hacia adelante

La educación pública en la edad de COVID-19 está entrando un nuevo capítulo: Los distritos escolares están preparando para el otoño. Muchos de ellos, incluyendo Adams 14, tendrán una larga lista de tareas pendientes para asegurar de que los estudiantes de inglés obtendrán los servicios que requieren, incluyendo pruebas de dominio del inglés y decidir qué cursos son apropiados.

Las clases terminaron esta semana en Adams 14, y los estudiantes, padres y educadores no saben cómo será la escuela en el otoño.

Varios distritos escolares en la zona metropolitana de Denver, entre ellos Adams 14, están colaborando para encontrar soluciones comunes. Esperan crear un plan unificado, en parte porque hay maestros que tienen hijos asistiendo a clases en otros distritos.

Están considerando un plan híbrido que combina el aprendizaje a distancia con un poco de aprendizaje en persona. La mayoría de los distritos no han dado a conocer detalles de sus planes, y los planes finales probablemente no estarán disponibles hasta finales del verano.

Si el aprendizaje virtual continúa en el otoño, algunos maestros dicen que les gustaría aumentar el tiempo de instrucción para los estudiantes, incluyendo el tiempo de instrucción lingüística para estudiantes aprendiendo inglés.

Padres como Aracely Gómez de Denver piensan que sus hijos beneficiarán de un horario de aprendizaje más normal y de más tiempo aprendiendo el idioma inglés.

Su hija de 6 años está matriculada en un programa que se da principalmente en español al inicio, y luego se transiciona gradualmente al inglés. La instrucción en español continúa desde casa, dijo Gómez. Pero está preocupada por la transición al inglés, especialmente si su hija no ha estado practicando inglés académico en casa.

“Practica con su hermana mayor”, dijo Gómez. “Pero sé que no es lo mismo que el inglés que obtendría en la escuela.”

Koby Levin, reportero de Chalkbeat, ha traducido este reportaje.

The COVID-19 outbreak is changing our daily reality

Chalkbeat is a nonprofit newsroom dedicated to providing the information families and educators need, but this kind of work isn't possible without your help.