Consejería gratuita: las escuelas de Colorado ayudan a los estudiantes a obtener apoyo para la salud mental

A woman in a beige shirt sits across from young man in a sweater while holding a pen and notepad.
Hasta ahora, el programa I Matter (Yo Importo) ha atendido a más de 5,600 estudiantes en todo el estado de Colorado. (SDI Productions / Getty Images)

Read in English.

Roxana Alvarado Martínez, estudiante de décimo grado, solamente le había contado a algunas amistades cercanas que estaba yendo a citas de terapia para que la ayudaran con la ansiedad y el insomnio.

Pero eso cambió la semana pasada en el salón de la clase de educación cívica, donde trabaja como ayudante del maestro. El maestro sacó papelitos de la caja “Sol y Nubes”, donde los alumnos pueden compartir sus dificultades o emociones anónimamente.

Ese día, cuando se tocaron los temas de depresión, acoso escolar y suicidio, Roxana habló.

“No es motivo de vergüenza, ni absolutamente de pena, que ustedes o yo acudamos a terapia”, le dijo a la clase en la Escuela Secundaria Summit en Breckenridge. “Podría ayudarte a conectarte, si es lo que necesitas”

Roxana es parte de una generación que, en los últimos años, ha tenido que enfrentar problemas de salud mental sin precedentes en medio de una pandemia que amplió el estrés, el miedo y el aislamiento en personas jóvenes y mayores. También es una de los miles de jóvenes de Colorado que están aprovechando el aumento en programas cuyo propósito es hacer que el apoyo de salud mental sea más accesible y económico para la juventud.

Estos programas incluyen el programa estatal I Matter (Yo Importo), que ofrece seis sesiones gratuitas de consejería en persona o telesalud (virtuales) para estudiantes de primaria a secundaria. Hasta ahora, el programa ha atendido a más de 5,600 estudiantes en todo el estado.

Además, hay una variedad de programas locales. Roxana, de 16 años, recibió una beca para cubrir el costo de la terapia de Building Hope, un grupo sin fines de lucro en el Condado de Summit. El distrito escolar de Aurora, al este de Denver, empezó a ofrecerles seis sesiones gratuitas de consejería a los estudiantes hace un año, y el vecino distrito de Cherry Creek empezó a ofrecer en diciembre de ocho a 10 sesiones gratuitas para los estudiantes de escuela intermedia y secundaria. Ambos distritos contrataron a Hazel Health, una empresa de telesalud con sede en San Francisco.

Es difícil saber si la juventud de Colorado está recibiendo toda la ayuda que necesita. Durante los primeros nueve meses de 2022, las visitas a la sala de emergencias del sistema Children’s Hospital Colorado relacionadas con salud mental aumentaron un 74% en comparación con el mismo período en 2019, dijo una portavoz del hospital.

Esta es en parte la razón por la que los líderes locales y estatales siguen presionando para que los niños y adolescentes tengan acceso fácil a servicios de salud mental antes de que haya una crisis mayor.

Michelle Weinraub, directora de salud mental de Cherry Creek, dijo que el programa de consejería gratuita del distrito surgió de un grupo de trabajo sobre salud mental puesto en marcha a principios de 2022. Recordó que les preguntó a los estudiantes, en una reunión, si ellos usarían sesiones de consejería gratuitas que estuviesen disponibles en sus teléfonos después de la escuela o el trabajo.

Un par de ellos se emocionaron tanto, que casi saltaron de sus sillas, dijo ella.

“Dijeron: ‘Sí, eso es lo que queremos’”, afirmó ella. Entonces los estudiantes empezaron a hablar: “No podemos conseguir cita a menos que estemos en crisis... Mi amigo intentó llamar y está en lista de espera desde hace seis meses. Quería la cita con alguien que ya estaba atendiendo a un conocido, pero esa persona no acepta seguros médicos.”

Expertos declaran una emergencia de salud mental

En mayo de 2021, poco más de un año después del inicio de la pandemia, los líderes del Children’s Hospital Colorado dieron la voz de alarma sobre el gran aumento de problemas graves de salud mental entre niños y adolescentes, y declararon un “estado de emergencia” de salud mental en la juventud.

Ellos pidieron más fondos y también más esfuerzos para reducir las trabas burocráticas en el sistema de salud mental para los niños y adolescentes. Seis meses después, el estado lanzó el programa I Matter.

Este programa no es la única “puerta” para encontrar consejería. Es una opción de acceso fácil para cualquier persona joven que necesite alguien con quien hablar, dijo Charlotte Whitney, de la Administración de Salud Conductual, la agencia estatal que maneja el programa I Matter. No se requiere tener ansiedad ni depresión extremas.

Whitney dijo que el modelo puede ayudar a los niños a mejorar su salud mental a largo plazo “porque sabrán dónde obtener los servicios y habrán aprendido las técnicas de manejo para superar esos momentos realmente difíciles”

Los estudiantes de 12 años en adelante pueden inscribirse en las sesiones de terapia llenando un formulario sencillo en línea. Los menores de 12 años pueden utilizar el servicio, pero necesitan que uno de sus padres lo haga. Whitney dijo que, en general, los estudiantes pueden obtener citas de telesalud en cuestión de días.

Ocasionalmente, dijo ella, los estudiantes esperarán más si están buscando algo específico, por ejemplo una cita en persona en una comunidad rural, o un terapeuta que se especialice en asuntos de transgénero.

En Aurora, desde que comenzó el año escolar más o menos 230 estudiantes han sido referidos a consejería a través del programa gratuito de Hazel Health. En Cherry Creek, que puso en marcha su programa el 5 de diciembre, unos 200 estudiantes han sido referidos para recibir ayuda. Los funcionarios del distrito dicen que no hay listas de espera para las citas.

Ya sea que los estudiantes empiecen con I Matter o con otro programa, si necesitan consejería continua, los terapeutas trabajarán con ellos para encontrar esa ayuda ya sea a través del seguro médico o de otra forma.

La pandemia de COVID19 provocó agotamiento mental en los estudiantes

Roxana siempre fue estudiante sobresaliente, incluso antes de mudarse de México a Estados Unidos a los 7 años. Sus padres esperaban buenas calificaciones, y ella las lograba.

Pero sus clases se hicieron más difíciles en la intermedia. Luego, en séptimo grado, llegó la pandemia. Roxana, que antes siempre estaba rodeada de amigos, se encontró pasando largos días sola en su cuarto.

Su papá le decía, “tienes que salir y por lo menos comer algo, beber agua”, dijo Roxana. “Empecé a llegar al punto en que me estaba ahogando en todo mi trabajo”

Se sentía claustrofóbica, agotada y preocupada por su madre, que trabajaba como enfermera en México. Al final, Roxana acudió a consejería, pero no le fue bien. Dice ella que el terapeuta le dijo: “Solo está en tu cabeza. Estás fingiendo”.

A mediados del noveno grado, sus problemas se agravaron. Por primera vez en su vida, estaba faltando a clases y a punto de fracasar en sus clases. Y terminó en el hospital.

Actualmente Roxana está mejor. Está acudiendo a una terapeuta con la que se siente identificada — es latina y su primer idioma es español, como ella — y ha dejado de lado su afán por tener perfectas calificaciones. También está intentando eliminar el estigma de buscar ayuda para la salud mental, algo que ha sentido como parte de la comunidad latina.

“Tenemos una cultura muy, muy arraigada de que lo que ocurre en nuestra familia, se queda en nuestra familia, y no hay por qué estar contando los asuntos familiares por ahí”, dice ella.

Pero Roxana sabe que hay otros estudiantes como ella en la escuela, luchando en silencio contra dolorosas realidades. Por eso decidió decir algo durante la reciente clase de educación cívica, tartamudeando un poco mientras compartía su historia.

“Si yo no hablo, otros tampoco lo harán”, afirmó.

Ann Schimke es reportera senior de Chalkbeat y cubre temas de niñez temprana y alfabetización temprana. Para comunicarte con Ann, escríbele a aschimke@chalkbeat.org.

The Latest

The ‘Youth Civic Hub,’ an online portal launched on Friday aims to increase youth civic engagement and electoral participation.

The board on Tuesday signaled to lawmakers that they want new laws to reform the state’s charter school system.

El distrito y la high school enfrentan una nueva audiencia con la Junta de Educación Estatal en mayo.

Un grupo influyente conservador ha elaborado una estrategia para desafiar una decisión histórica del Tribunal Supremo que protege el derecho de los niños indocumentados a asistir a la escuela pública.

With federal pandemic aid for schools expiring, the schools say the additional operating funding would be crucial for students and staff.

“I work in school nutrition to feed kids, not trash cans,” a dietitian testified at a legislative hearing last week.